GOTITAS POR LA VENA
una y otra vez, vuelvo a empezar...
30.1.05

elena en naranja

Los días son tan apacibles, en apariencia, la luz, parece que alguien previno a la luz del sol de mi llegada, por la manera en que se posa, en las casas blancas del paseo principal, en las cabecitas rubias de los niños, en las tiras de mis sandalias, formando reflejos dorados.
Las noches, en cambio, son terribles, no puedo dormir, hace calor en la habitación, y la angustia, que se va acumulando poco a poco durante el día, es demasiada cuando por fin separo la sábana del colchón.
Duermo una hora, dos, después medio zombie me voy a la playa y me baño. El agua me da tanta fuerza, como para aguantar todo el día. Y el sol, cuando siento que me traspasa con su calor, me apacigua, como si consiguiera reducir un pequeño monstruo que habita en mi pecho, desde que no puedo abrazarte.
Hoy se ha levantado la tramontana, pegando fuerte, y me parece encontrarte en el tacto del aire ¿es eso posible?


escrito a las 2:56 p. m. por Teresa

Tramontana, casas blancas, mar... ¿Cadaqués?

By Blogger Luc, at 11:07 p. m.  

Sí, podría ser Cadaqués...o no. :P

By Blogger Teresa, at 11:47 p. m.  

Y es que, a pesar del frío, la primavera se va anunciando ya, y uno no puede evitar empezar a soñar con el verano, y el mar...

By Blogger MrMann, at 10:48 a. m.  

yo nunca lo puedo evitar, en primavera, en invierno, incluso en verano sueño con el verano y el mar...

By Blogger Teresa, at 12:38 p. m.  

niña cada día me gusta más lo que escribes....lamento no tener tanto tiempo para dedicar a tus letras....la terapia del no internet así lo requiere....un abrazo...gracias por todo

By Blogger Charito Piedra, at 3:16 p. m.  

Con este frio que hace aqui es bonito ver un rayo de sol, un beso guapa.
Renato

By Anonymous Anónimo, at 3:19 p. m.  

gracias guapa! un abrazo grande! ya nos pondremos al día de todo...un beso.

Renato, que alegría verte por aquí
un bacio capolavoro ;)

By Blogger Teresa, at 3:42 p. m.  

Os revelaré un secreto a todos: el mar de Teresa viene con cinturón de seguridad

By Blogger Omar Muharib, at 3:52 p. m.  

shhhhhhh, pero qué es eso de ir revelando secretos por ahí...

By Blogger Teresa, at 5:15 p. m.  

Publicar un comentario

9 comments
29.1.05

extraño

Mientras lo veía alejarse, subido en las escaleras mecánicas, pensaba en que realmente era un hombre muy raro. No importaba lo extraño que fuera el lugar donde nos encontráramos, él siempre lo era más, extraño. Y yo lo seguía a todas partes, fascinada por su sonrisa, intentando con la proximidad, fundirme con él, ser él, porque cualquier tipo de unión normal no me parecía bastante. Él me miraba, casi siempre manteniendo silencio, y su mirada me pesaba en el pecho como una losa, tirando hacia el suelo, haciendo daño.
Cuánto tiempo pasamos así, ya no lo recuerdo, solo lo recuerdo alejarse, subido a las escaleras mecánicas, pienso en él todos los días, nos quisimos tanto que hasta me contagió la cojera.

escrito a las 2:57 a. m. por Teresa

"Subyugada", así estabas, o ese es el sentimiento que describes..... ¿y quién no, si el tipo se parecía al de la foto? Muy apuesto, el joven!juanamor

By Anonymous Anónimo, at 9:05 a. m.  

jajjajaj, bueno, el tipo no es que se parezca, era el de la foto, mejor dicho es, y bueno, al final nos curamos de la cojera los dos jajjja
un besito

By Blogger Teresa, at 10:18 a. m.  

Doy fé, y no les quedó ni rastro.

By Blogger Omar Muharib, at 1:08 a. m.  

Eres un maravilla. TQM

By Anonymous Anónimo, at 5:37 a. m.  

Me gustó mucho tu página, Teresa. Te visitaré en forma frecuente.
Un saludo y bueno...hombres...nos hacen vivir, también.

toyita.

By Anonymous Anónimo, at 6:19 a. m.  

jajajajja, hermanito, gracias por testificar.

:)

gracias toyita, bienvenida!

By Blogger Teresa, at 1:19 p. m.  

Publicar un comentario

6 comments
27.1.05

- Te noto rara.
- ¿Rara? ¿en qué sentido?
- No sé, ansiosa pareces.
- Bueno, ya sabes lo que quiero, no sé de que te extrañas.
- Otra vez lo mismo, no, te digo que no.
- Entonces no me vengas con tus tonterías de que me notas rara.
- Pero si lo hemos hablado mil veces, nunca tienes bastante, ese es el problema.
- El problema es que tu no sabes distinguir que mis problemas no son tus problemas.
- Ah claro, si me preocupo por ti es muestra de mi egoísmo ¿no?
- Bah, me aburres, me la vas a dar o qué, no tengo ganas de oírte.
- No, una vez al día es suficiente.
- Será para ti.
- Pero, joder ¡eres insaciable!
- Y tu gilipollas.
- Ya te estás pasando.
- Y más que me pasaré.
- ¿Pero se puede saber que coño pasa contigo?
- ¡Me pasa que necesito mi dosis de vanidad! ¡joder! no aguanto más así.

...

- Está bien, tu ganas... Eres una mujer maravillosa.

escrito a las 1:32 p. m. por Teresa

mmmmm
si esas cosas hay que pedirlas algo debería funcionar mejor...
por cierto, no te conozco pero estoy seguro de que sí, eres una mujer maravillosa, y veo las pruebas todos los días.

By Blogger MrMann, at 3:25 p. m.  

bueno, en realidad hablábamos yo conmigo misma, si quizá sea preocupante jajajajja
muchas gracias
vaya dos dosis de vanidad diarias!!! ;)

By Blogger Teresa, at 3:44 p. m.  

me encantas jajaja
Macayu

PD: que quieren decir cuando por tus rumbos le dicen a alguin PIJA??

By Anonymous Anónimo, at 7:29 p. m.  

Menuda droga la vanidad ¿Por qué nunca tenemos suficiente? Acaso porque queremos mantenernos las 24 horas de todos los días en ese alucinógeno mundo en el que nunca estamos solos, siempre se nos quiere, y no dejamos de ser reflejo y centro de todo?... :)

saludines.

JIP

By Anonymous Anónimo, at 11:45 p. m.  

jajajajaj, gracias macayu, pija, no se, sería como una niña bien, que le gusta aparentar que es rica, y que es tonta y estúpida...uy que mala soy haciendo definiciones jeje

JIP, eso era exactamente lo que quería decir!!! gracias

besos

By Blogger Teresa, at 1:42 a. m.  

vale gracias
Atte.Macayu

By Anonymous Anónimo, at 2:53 a. m.  

Publicar un comentario

6 comments

sola

Sueño con la carretera, desde el día en que decidí volver, aparece así, en mi memoria, tu conducías, yo hacía de copiloto. Nada tenía importancia entonces, la vida fluía de forma fácil, muy fácil. Y parecía que iba a ser eternamente así, jamás hubiera imaginado lo contrario. Tampoco estoy segura de valorar entonces, toda esa facilidad. Más bien, si permito a mis recuerdos hablar sinceramente, solía complicarme bastante con tonterías absurdas, sí, tenía bastantes problemas, digamos imaginarios. Ahora no tengo un problema, tengo una ausencia, mejor dicho, tengo dos ausencias, una eres tú, la otra el mar.
Me dirijo a la única opción disponible. Todavía no acabo de creerme que no volveré a verte nunca.


escrito a las 3:19 a. m. por Teresa

uno nunca termina por creerlo !!! yo hago trampa y lo cargo como fantasma
Macayu.

By Anonymous Anónimo, at 4:32 a. m.  

Si en realidad esta es la historia de un fantasma, o mejor dicho, de dos...
saludos macayu!

By Blogger Teresa, at 9:09 a. m.  

Qué tristeza, no? juanamor

By Anonymous Anónimo, at 9:35 p. m.  

si, a veces aprovecho los momentos más alegres para sacarme algunas tristezas de encima :)
un beso

By Blogger Teresa, at 1:37 a. m.  

¿La persona en la foto es la misma que la del dibujo a la derecha de la página?

By Blogger Luc, at 5:17 p. m.  

si, es la misma persona ;)

By Blogger Teresa, at 5:35 p. m.  

Publicar un comentario

6 comments
26.1.05

soñando a Elena

Hace un sol radiante, todo el mar centellea y hace guiños a sus rayos. El puerto resplandece, un toldo verde botella nos resguarda, los manteles blancos inmaculados, la pared llena de conchas, estrellas y nudos marinos, el vino blanco y frío, el cigarro de la espera, la conversación animada, todo es perfecto, Daniel y su jefe compiten en sacarme una sonrisa, por fin llega la paella, caliente y dorada como el sol, probablemente este es un momento de felicidad y no sé reconocerlo.
Solía venir aquí con mis padres cuando era pequeña, la piel tirante como un tambor de tantas horas de playa, llena de sal hasta las cejas y me hinchaba de comer pescadito frito con el bañador todavía mojado, entonces estaba limpia y podía disfrutar de cada bocado, saborear, mirar el sol hasta quedarme ciega, esperando volver a la playa para rebozarme yo también.
No sé por qué me acosté ayer con ese marinero viejo y borracho, me siento culpable, tengo miedo de encontrármelo ahora mismo, hay un gusano verde que se ha instalado en mi estómago y se retuerce cada vez que pasa un hombre con el pelo blanco.
Daniel dice que cuando acabemos de comer va a darme una sorpresa, que está en la parte vieja del puerto, su jefe refunfuña que quizá sea demasiado tarde, yo si que podría darle una sorpresa a él aunque bastante desagradable y aunque el pensamiento me repugna me da la risa, demasiado vino, me disculpo, pedimos unos cafés con hielo, parece que las ganas de hablar han desaparecido con el último grano de arroz, nos limitamos a mirar el puerto como autómatas. Su jefe en un intento desesperado de continuar la conversación nos pregunta- ¿ pero vosotros sois novios o qué? Porqué yo ya no entiendo esta juventud. Entonces si que no puedo parar de reír, tanto que tiro la copa del café encima del cenicero apagando los tres cigarros que acabábamos de encender, Daniel me mira con ojos de cordero degollado.
-¡Vayamos a ver esa sorpresa! Estoy impaciente.
Si, vayamos corriendo antes de que este maldito gusano verde trepe hasta mi cuello y me ahogue definitivamente.

escrito a las 1:35 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
25.1.05

la historia interminable...

Hace ya algunos años, decidí tatuarme el Aurin. Pensaba que me ayudaría a recordar mis verdaderos propósitos en la vida, que aunque pasara el tiempo, con solo mirarlo volvería a tener las mismas ilusiones, los mismos sueños, a razonar como una adolescente. Cuando me preguntaban el porqué de los tatuajes siempre respondía, hay cosas que nunca quiero olvidar, hay partes de mi que nunca quiero cambiar.
Todavía hoy me sorprende la intuición de esos momentos, presintiendo todos los años grises que vendrían después, perdida, viviendo la vida de los demás.
No importa cuanto tiempo pasó.
Siempre hay un día para volver a mirarse el ombligo, ya entonces debía saberlo.

escrito a las 10:01 a. m. por Teresa

A mí me pasa lo contrario.
Quiero que todo en mi vida sea olvidable. Prescindible. No quiero agarrarme a nada. Ni de lo bueno ni de lo malo.
Pero no lo consigo. Sigo agarrándome a lo bueno e intentando deshacerme de lo malo.

By Blogger MrMann, at 10:58 a. m.  

pues yo no pienso desprenderme de lo bueno, y no me refiero con eso a vivir del pasado, a lo bueno que hay en mí ( que algo bueno abrá, digo yo)

By Blogger Teresa, at 11:13 a. m.  

Estoy de acuerdo con Teresa, si vale la pena, que sea para toda la vida!

By Blogger JeRe, at 1:41 p. m.  

gracias JeRe, al fin nos pusimos deacuerdo!

dios! puse habrá sin "h", que tragedia!!!!

By Blogger Teresa, at 1:46 p. m.  

¡Cuidado morenita! el ojo implacable te mira.

By Blogger Omar Muharib, at 2:24 p. m.  

lo sabía! lo supe desde el día que me subí en aquel taxis...

By Blogger Teresa, at 4:22 p. m.  

Vaya, qué lindo momento estás viviendo, según me parece se desprende de esto que dices, eh. Yo nunca sé bien qué decir en los comments, a veces me parece que si comento el mérito literario de lo que está escrito, sueno pedante o arrogante (y casi podría decir que he descubierto que para lo último que sirven los blogs es para eso, casi sin excepciones de relevancia, al menos que yo conozca); pero, y por otra parte, las experiencias de vida son incomentables, indebatibles, y menos por medios tan públicos como éstos. De resultas, casi nunca sé bien qué hacer, y termino actuando por simple impulso.
Pues bueno, así las cosas, me ha dado el impulso de decírtelo, más que nada porque ya sabes que llevo rato leyéndote, y es imposible (o para mí lo es) no ganarle cariño a la gente con la que sigues este extraño camino de los blogs.
A veces se descubren cosas en esta suerte de 'libros' ajenos tan íntimas y personales que hasta generan cierto pudor de ser comentadas, como si diera algo como una leve sensación de sacrilegio meterse en algo tan privado para entrar a decir 'yo también estuve allí', o esas cosas, tan insignificantes.
Pero, y al mismo tiempo, dan ganas de darle un abrazo a quien se planta a mostrar esas cosas, porque no hace más que compartir algo que puede ser muy importante con uno (una, en este caso, claro). Y bueno, en esa duda casi que me dejas, sin saber muy bien qué hacer.
Por puro impulso me saldría pegarte el abrazo.
Como estás muy lejos, pues bueno, valga el comment. A cuenta de alguna vez en que la vida nos deje más cerca (geográficamente, digo), para saldar la cuenta.
Mira por dónde, yo soy de las que nunca han tenido el coraje suficiente como para hacerse un tatuaje, algo a lo que pudiera aferrarme con ese rigor que nos echa encima un 'para siempre'. Y sin embargo, ahora que te leo en estos tonos, creo que me lo voy a pensar mejor.
:))

(Y sí, otra vez la anónima que vengo a ser yo, ya sabes...)

By Anonymous Anónimo, at 11:17 p. m.  

yo tambien me tatue y me siento como empoderada , como mas erotica , es un antes y despues del tatto en mi , en mi sensualidad .
saludos
Macayu

By Anonymous Anónimo, at 3:47 a. m.  

y qué pasa si uno mismo es un tatuaje?

By Blogger io, at 8:31 a. m.  

pues ahí va un gran abrazo virtual lau, muchas gracias por tus palabras.

macayu, cuanto tiempo!!! si, algo parecido sentí, el cuerpo que cambia...

Carlos, si uno mismo es un tatuaje? entonces supongo que tendrá que abandorase a su suerte...;)

By Blogger Teresa, at 1:06 p. m.  

perdón, quise decir, abandonarse :)

By Blogger Teresa, at 3:35 p. m.  

Publicar un comentario

11 comments
24.1.05

La radio me despertó esta mañana con la voz de Serrat entonando Aquellas pequeñas cosas, inevitable desperezarse con una sonrisa, aunque la misma canción me haya hecho llorar tantas veces.
Me espera un día fantástico, pienso, con los ojos cerrados todavía.
Enciendo el ordenador, escucho a Edith Piaf mientras preparo el desayuno.
La Vie en Rose, té blanco con vainilla, la luz naranja de la calle, un amanecer que recién empieza. Antes de escribir, asomo la cabeza por aquí ¿alguna novedad?
Si, Haloscan me ha preparado una sorpresita, no solo los comentarios no funcionan, si no que me ha borrado todos los anteriores, si, desaparecidos, también en su página web. Se ofrecen a devolvérmelos si pago doce dólares, es decir ¡¡¡¡¡ Han secuestrado los comentarios !!!!!!!
Después de ver tantas películas sobre secuestros se bien que dos cosas no debo hacer, la primera no llamar a la policía, la segunda no pagar.
Doce dólares es una cantidad mínima, esas palabras, intercambios, alegrías, que han eliminado sin ningún escrúpulo, no tienen precio. No me ha gustado la forma, nada, una manera muy fea de hacer las cosas tienen estos señores de Haloscan.
Así que, como dice un poquito más arriba, una y otra vez vuelvo a empezar, con los comentarios a cero, esta vez los de blogger, veremos que tal funcionan.
Más tarde cambiaré también los de Zaragoza en Blanco, ahora una buena ducha, un poco más de Rien de Rien y a clase de francés, que ya ha salido el sol, y me espera un día fantástico.


escrito a las 9:15 a. m. por Teresa

HAN SECUESTRADO LOS COMENTARIOS DE "GOTITAS" (Agencias) Según fuentes fidedignas, este fin de semana han secuestrado los comentarios de "gotitas por la vena". El estupor inicial ha dado paso a la indignación generalizada de los afectados. Aunque en un primer momento se dispararon los rumores, nos consta que no se ha pagado rescate alguno hasta el momento. Seguiremos informando.

By Blogger nacho, at 11:09 a. m.  

"Rien de rien"... eso, te lo dice una francesa para decirte que, de subir a su habitación, nada de nada, y suena como si te la estuvieran cortando con un serrucho...

By Blogger MrMann, at 11:19 a. m.  

jajajjajaja, gracias a los dos por hacerme reir, desde luego, me hace falta porque cuando pienso en los comentarios perdidos, uf...respiración, uno y dos, uno y dos ;)

By Blogger Teresa, at 12:44 p. m.  

Tu día empieza como me gustaría que empezara un día de vacaciones mío (excepto el secuestro, evidentemente).

Hay también otro secuestro en tu página: han desaparecido las fechas!

By Blogger Luc, at 4:36 p. m.  

Y no llegan los mensajes a sincaliope para avisarte que tienes un nuevo comentario... Con lo bien que empezó tu día...
besitos

By Blogger Luc, at 4:41 p. m.  

guiri, gracias por avisarme, no me di ni cuenta!!! ya está arreglado, por cierto como sabes lo de los comentarios? en fin, con lo bien que empezó el día, estoy atacá!!! :)
un beso

By Anonymous Anónimo, at 5:55 p. m.  

Soy yo, que no se ni como firmo ya, jajajaj

By Blogger Teresa, at 5:56 p. m.  

Hola, soy Haloscan, ¿tragas por 6 dólares?

By Blogger Omar Muharib, at 7:20 p. m.  

jajajjajaja, que no, que no, que con bandoleros no hago tratos oiga...

By Blogger Teresa, at 9:25 p. m.  

Pues mira, es cierto que la mejor forma de eliminar el pasado no es necesariamente de un modo intempestivo, y mucho menos a manos de otro (eso desde ya), pero a veces, incluso ahí donde no te imaginas que puede tratarse de algo bueno, la posibilidad de olvidar el pasado resulta un regalo.
Un regalo como un cuaderno en blanco, que te invita a reescribirlo, una y otra vez.
Así que déjate la sonrisa puesta (que, por cierto, ¡lo guapa que se te ve ahora que has asomado la nariz al blog y todo, oche! :)), y echas canes a haloscanes, nada más para que aprendan que con una no deberían meterse, jo.
Y ya, que me voy con ganas de oír a la Piaf (ah, esa mujer, esa maravilla de mujer... ;)).

(Y claro, ahora seguro con esto del posteo anónimo no sale que soy yo. Pero soy yo, quién si no, eso sí...)

Lau

By Anonymous Anónimo, at 6:22 a. m.  

gracias lau, siempre es una alegría verte por aquí,
y si, la sonrisa me la dejo ;)
un beso guapa!

By Blogger Teresa, at 8:54 a. m.  

Publicar un comentario

11 comments
21.1.05

más espuma

Un corazón en la orilla,
sangra y la tiñe de negro.
¿No habrá nadie dispuesto
a sacarlo del agua?

escrito a las 9:22 a. m. por Teresa

prueba

By Blogger Teresa, at 8:08 a. m.  

segunda prueba

By Blogger Teresa, at 8:13 a. m.  

y a la tercera va la vencida?

By Blogger Teresa, at 8:54 a. m.  

Desde luego que pena lo de los comentarios. Bueno, yo te había puesto que este verso y esta foto bien podrían llamarse hoy día "Indonesia", o "Banda Aceh" sería dar en el clavo! También te decía que el Fnac hace un concurso de fotografia cuyo plazo, si no me equivoco, acaba en Marzo. No te presentarías, con ese texto y esa foto que te ha quedado preciosa? Un besote de juanamor

By Anonymous Anónimo, at 8:41 p. m.  

si, no se si viste la respuesta, pero era algo así como:
creo que a esos concursos se presentan fotógrafos jeje
bueno, pero que me alegra que te guste...
objetividad vuelve al cuerpo de juanamor, please!!!

By Blogger Teresa, at 10:26 p. m.  

si, no se si viste la respuesta, pero era algo así como:
creo que a esos concursos se presentan fotógrafos jeje
bueno, pero que me alegra que te guste...
objetividad vuelve al cuerpo de juanamor, please!!!

By Blogger Teresa, at 10:26 p. m.  

ups, me salió por partida doble, como se editan estos comentarios!!!!!

By Blogger Teresa, at 10:28 p. m.  

Objetividad, para qué la quiero yo? Hay 4 seres, 4 duendes, que viven en este mundo, y que me hacen ser totalmente subjetiva, y bien orgullosa que estoy! Son MMT&M, sabes quienes son? Un besote. juanamor

By Anonymous Anónimo, at 9:46 p. m.  

pues si, me suenan bastante jejejejej, gracias, bueno, visto así, objetividad vete vete!!!
un beso grande

By Blogger Teresa, at 1:44 a. m.  

Publicar un comentario

9 comments
20.1.05

la espuma

Sigue el paseo, recto, despacio. Huele a mar, el aire es un poco frío, empieza a atardecer y se encienden las luces del puerto.
De vez en cuando se abre la puerta de un bar y se puede oír el jaleo por un momento.
Sigue adelante, podrás ver los hoteles podridos por la humedad y calles cada vez más desiertas, más oscuras, las luces portuarias están cada vez más lejos.
Ya es otoño, la gente se concentra por la zona que acabas de pasar y luego la nada, y así durante seis o siete meses. ¿Podrás aguantarlo?
Las olas rompen con fuerza, sopla la tramontana y se te llenan los ojos, la boca, el pelo de arena, como si te abofeteara. ¿No la oyes? Te dice –Despierta! Vete! Pero tu sigues caminando.
Hay gente durmiendo en las entradas de los hoteles abandonados para resguardarse del aire, algunos te miran pero no te ven, son como fantasmas pero con la mala suerte de estar vivos y tener que pasar hambre, frío, asco, sentimientos que suelen ahorrarse con unos buenos tragos de vino.
Sigue caminando, ahora no es buen sitio para pararse, el miedo te recorre la nuca ¿o era el viento? La zona urbanizada se está acabando, a la izquierda el mar y a la derecha el campo, cada vez un poquito más oscuro, la vista te traiciona, una bolsa de plástico en los matorrales parecía una mano.
Por fin llegas a las famosas cañas, por suerte estás bastante borracha porqué te sobrecoge el miedo, entonces recuerdas lo que te contaron, la zona desprende un energía trágica, más de una vez se han encontrado personas muertas entre las cañas, chicas extranjeras, inmigrantes, mendigos, una vez se encontró un hombre vestido de payaso. Entre unos y otros pasa el tiempo suficiente para que la noticia no sea alarmante, al menos eso te dijeron, pero es imposible comprobar si es o no cierto.
Te sientas en la arena de la playa y observas toda esa extensión de cañas frente a ti, el aire las inclina hacía un lado y parecen esconder muchos secretos, te transmiten una soledad inmensa, como si el vacío de tus entrañas se hiciera paisaje para tus ojos.
La arena te sigue golpeando, pero no quieres irte, quizá este será tu sitio algún día y fantaseas con la idea de que te encuentren entre la maleza desnuda, y descompuesta por el agua. ¿Recuerdas que un día viniste aquí para olvidar, para divertirte, para empezar de nuevo?
Haces un esfuerzo pero el recuerdo te ahoga y lloras, mientras puedas llorar no todo estará perdido.
No tienes fuerzas para levantarte de nuevo, aunque sabes que de madrugada, cuando te despiertes, la brisa del mar te habrá congelado los huesos para siempre.

escrito a las 9:10 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
19.1.05

era él

Al fondo del frigorífico gigante, junto a las lechugas y las escarolas, había una diminuta montaña de cajas llenas de flores, leí el cartel, flores comestibles y añadí una a la cesta sin pensarlo, un acto reflejo.
Camino a casa, pensaba en la crueldad que contiene comerse una flor, algo tan frágil, tan prescindible, pero cuanto más lo pensaba, más me apetecía probarla.
Esta claro que mis apetitos no los domina la mente, mejor dicho, la mente consciente, que es con la que intento convivir.
Imaginaba donde la pondría, en la ensalada, con pasta, de adorno junto a un filete, nada, tenía que probarla sola, para sentir su sabor, si es que sabía algo.
En ese momento recordé esa escena maravillosa de la boda del monzón en que uno de los personajes se come una flor, con una intensidad, un deseo, como en un amor no correspondido.
Cogí la primera del tallo, para no romperla, sentí en mis labios su tacto de terciopelo, después en la lengua, en el paladar, el sabor era suave, delicado, lo mejor la textura.
Pero tuve la sensación incómoda de estar destruyendo algo bellísimo, masticando colores violetas, morados, azules... A la vez, mirando la nevera, me pareció que todo era tan relativo, un tomate, una endibia, al fin y al cabo ¿no daba lo mismo?
Entonces, cuando ya no quedaba nada de ella, quise ponerle nombre. Leí la etiqueta de la tapa, y un gusanillo veloz me recorrió el esófago.
Me acababa de comer un PENSAMIENTO.

escrito a las 9:03 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
18.1.05

10

Necesitaba una ducha, urgente. Deseaba deshacerme, desaparecer, morir bajo un potente chorro de agua tibia, no entendía nada. Otra vez despertaba con ese dolor, con marcas, heridas, señales, la sangre seca en el labio, la rabia, por no recordar, por abandonarme así.
Me desnudé frente al espejo, pero no me atreví a mirarme. Abrí el agua caliente, al máximo, añadí un poco de fría, y me quedé así, de pie, sintiendo el agua resbalar por mi frente, por mi nuca, mi espalda... Maldita borracha, maldita borracha, me repetía, una vez, otra, más agua, maldita borracha, agua, más agua...
Incliné la cabeza hacía atrás, me estaba mareando. Entonces apareció, como un flash, unas décimas de segundo en mi cabeza. Esa imagen, una chica desnuda, no era yo, la estaban bañando, no era yo. Estaba muy mareada, me agaché, el agua seguía corriendo, me abracé a mis rodillas, no quería volver a verla, pero aparecía una vez y otra, como una luz intermitente, la estaban bañando, a mi no ¿Por qué? No entendía nada. Tu no estás preparada, decían, mientras alguien a mi espalda me ataba las muñecas.

Ejercicio 10 de



escrito a las 7:58 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
16.1.05

tu che sei diverso...


Ayer ojeando mi libreta de bolsillo encontré esto, lo escribí el 26.07.04 y al volverlo a leer me gustó:


Estoy en el puerto.
La Spezia tiene un gran puerto mercantil y pesquero. Posee un mar inaccesible que se muestra bello como un espejo. La gente vive junto a este mar pero no puede bañarse.
Podría parecer triste pero la gente aquí es alegre.
Son las siete de la mañana y la Spezia ya hace rato que despertó.
Al lado de Lerici, un pueblo de postal repleto de alemanes e italianos acaudalados.
Aquí hay otra clase de italianos, los que no viven del turismo, los que caminan de forma apacible, los que respiran el mar sin poder tocarlo.


escrito a las 8:52 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
15.1.05

revolotean, revolotean, revolotean

En invierno la urbanización permanece vacía, los hoteles cerrados y las gaviotas se adueñan de todo. Revolotean, esas ratas del cielo, se cuelan en los balcones, vacían los contenedores de basura, esparcen aquí y allá restos de porquería.
Aun así me gusta mirarlas. Sus movimientos de cabeza, tan cómicos, como de actor de cine mudo, sus ojos de canicas, la cara de despiste.
Hoy, bajo mi ventana, dos gaviotas se peleaban por una cabeza de pescado, a picotazo limpio. Finalmente una salió volando con el trofeo y la otra permaneció en el suelo, batiendo un ala manchada de sangre.
He bajado a recogerla, pero era demasiado tarde. Me he quedado allí, agachada, acariciando las plumitas cortas de su cogote, hasta que un alarido me ha hecho levantar la vista, allí estaban, más gaviotas, volando en círculos sobre nosotras, llorando como bebes, con la misma voz, bajando cada vez más el vuelo.
He subido a casa, he bajado las persianas, y me he puesto a contar los minutos.
No se porque no me voy de este lugar podrido, algo en el aire nos está envenenando, si las gaviotas dejaron de ser carroñeras para cazar como águilas ¿Qué no hará con nosotros?


escrito a las 8:06 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
14.1.05

vaya noche

La nostalgia, imprevisible, siempre me coge por sorpresa, parece que por mucho que cambie, que pase el tiempo, no se resigna a abandonarme del todo.
El último asalto fue hace un par de días, viendo la tele, si, porque desde hace dos días, por suerte, uno de mis programas favoritos que solo se podía ver en Catalunya, emite para toda España, el programa de Buenafuente, así que ahora lo disfruto en Zaragoza y eso, vuelvo a ver la tele después de la cena.
En ello estaba, cuando llamaron a Estopa para hacer un número musical, cantaron “Ya no me acuerdo”. Solo la había escuchado un par de veces antes, pero las voces de estos chicos, las melodías, las letras, me hacen el mismo efecto que una regresión, directa al pasado, me guste o no, sea o no sea el momento.
Recuerdos de Cornellà, la ciudad donde he crecido, recuerdos de la fiesta mayor donde improvisábamos una piscina en la fuente de la plaza de la iglesia, con la ropa mojada, apestando a alcohol, la valentía adolescente. En una de esas noches también estaban ellos, porque en este caso, si, es cierto, no son los sobrinos enchufados de nadie, la historia que cuentan es cierta, solo eran dos tipos normales, en una ciudad, en la que por aquel entonces ser normal ya era mucho.
Porque nadie aspiraba a nada, a trabajar en una fábrica unos, a pasar droga otros, cadenita de montaje, reparte propaganda, dinerito, eso es lo único que nos daba motivación, un poco de dinerito fresco, caliente, para gastarlo el fin de semana y así evadirnos de la falta de preocupaciones.
Sin estudios, sin proyectos de futuro ¿en qué momento cambió todo eso? Sin duda fue un golpe de suerte, o simplemente es la evolución lógica cuando te haces mayor, será eso, es que lo de hacerme mayor, como que todavía no lo tengo muy asumido.
Y ahora esos mismos “amigos” están casados, con hipotecas, con hijos, en el mejor de los casos, otros siguen colgados, ahora ya, a niveles preocupantes, otros simplemente ya no están, por lo menos, no en esta dimensión. Perfectos desconocidos con los que me cruzo alguna vez cuando visito a mis padres.
Estopa para mí, es todo eso, incluso me trae recuerdos más recientes, hace pocos años, cuando empezaron a sonar en el Tijuana (un bar de Cornellà) y la gente cantaba y bailaba más que nunca, las rumbitas, siempre presentes, al puro estilo de la mafia, ¡que va a triunfar uno de los nuestros! Y han triunfado, como nadie se esperaba.
Yo me alegro por ellos, aunque a veces oírlos duela, al fin y al cabo, no es más que un síntoma de que sigo viva.

escrito a las 10:07 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
13.1.05

alumbra aquí

Si dibujas mi nombre, no lo haré.

Él la miraba, sin verla, haciendo así su cuerpo transparente, desde el mundo de la desconfianza, en silencio, temeroso.

Será como una señal, una clave secreta, dibújalo y me quedaré contigo.

Él sonreía, cansado, a millones de años luz.
Los muertos no pueden dejar huellas en la arena.


escrito a las 1:02 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
12.1.05

Intento escribirte un poema
un poema que sea un regalo
y a la vez un reflejo

Un reflejo de lo que siento
mi admiración, mi amor
un abrazo que atraviese la distancia

Una distancia efímera, débil
que no podrá con nosotras
como tampoco pudo una vez el tiempo

El tiempo que pasamos separadas
el de los reencuentros, comienzos
ilusiones, siempre nuevas, siempre juntas

Porque cuando estamos juntas
me siento más fuerte, alegre, completa
contigo perdí hasta el miedo a volar

Y volar fue posible, con tu voz
llenando de música mi vida, de nuevo
reconciliándome con los sueños

Los sueños que recuperé, de milagro
cuando te recuperé a ti
y aprendí a creer que todo es posible.


Feliz cumpleaños amiga

escrito a las 9:40 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
11.1.05

estaba perdido

Recuerdo sus ojos, inquietos, expectantes. Su forma de hablar, rápido, sabiendo de antemano que la noche nunca es lo suficiente larga, que después faltaría tiempo, acostumbrado, muy acostumbrado a la derrota del amanecer.
Lo que no recuerdo es su nombre, tampoco su teléfono que no me molesté en apuntar, yo también sabía, si, aunque fingía lo contrario.
Me necesitaba, allí sentada, aturdida, asintiendo con la cabeza, escuchando, pero escuchando de verdad, no solo sus palabras, también sus gestos de niño perdido, tan estudiados y a la vez tan reales, tan crueles, con toda esa ausencia de abrazos brillando en su piel.
Y no era lástima lo que sentía, era ternura, por primera vez en mi vida deseaba ser madre, hada madrina, estrella invisible de ese chico tan flaco, soñador, y hermoso, que se empeñaba en encontrar un amor de verano en una fría noche de invierno.

escrito a las 10:53 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
10.1.05

puerto de Palamós

No solo en París hay marquesinas, el paseo de la playa está repleto de ellas. Yo quiero cenar en la más pequeña, en esa mesa vacía, la única que cabe en la esquina, la del mantel todavía desecho, copas usadas y cigarro agonizante en el cenicero. Me apetece ocupar ese lugar recién desocupado. Desde allí puedo ver las luces tintineantes del puerto, de la bahía, iguales a las de tantos otros lugares, centellean, sin pausa, todas esas ventanas, farolas, barcos que la oscuridad esconde, centellean, no pueden renunciar a ser vistos. Me siento a la vez protegida y vulnerable, tras el cuadrado de cristal que forma la marquesina, hace frío afuera, en eso estoy pensando, cuando un hombre con el torso desnudo y camiseta en mano pasa por la cera de enfrente. Le siguen dos chicas, una le sujeta el abrigo, la otra la bufanda, él las mira, sonríe, gesticula, de reojo echa un vistazo al restaurante, pretende pasar por espontaneo, pero no está lo suficiente borracho, no tanto como le gusta aparentar. La camarera se acerca, viste una camiseta a rayas, de marinera, falda roja, parece un grumete, siento ganas de vestirme igual. Trae el vino, vino blanco, helado, lo sirve, las copas son gigantescas, está delicioso, me gusta, la elección al azar resultó ser la correcta. En la mesa de al lado acaban de comer erizos de mar, las cascaras todavía brillan, como si acabaran de salir del agua, yo también los he pedido, nunca los he probado antes pero al verlos sé que van a gustarme. Todo el mundo charla animadamente, nosotros, la chica rubia de enfrente, la de ojos asustados, El niño hombre, la pareja que está a mi espalda que me paro a observar disimulando, y que tienen toda la pinta de recién estrenados. Todos, unidos por un murmullo que crece agradablemente a la vez que las titánicas copas se van vaciando.
Llegan los erizos, para mi sorpresa, prácticamente huecos. Tienen en el fondo una sustancia rojiza, viscosa, húmeda, después nada, solo cáscara. Se comen con cuchara, descubro que condensan todo el sabor del mar, en solo una cucharada. Los pinchos son suaves al tacto, no se clavan, los erizos no son lo que parecen.
Y en ese momento, saboreando esa carne escurridiza, me asalta una idea, más bien una sensación, una sospecha. Yo fui ese erizo de mar, yo tuve su misma estructura, la esencia de ese equinodermo fue, un día, mi propia esencia. Llena de espacio vacío, cubierta de falsas protecciones, condensando en mi gelatinoso corazón todos los sueños que la playa una noche quiso regalarme. Un corazón pequeño, débil, que podía comerse con una cuchara de café.
Ese es el personaje que estaba buscando, el verdadero personaje, esa era Elena, y la noche, ausente de luna, acababa de empezar.

escrito a las 4:57 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
4.1.05

platja gran

Solo pienso en arena, en esa arena gruesa, salada, ondulante, que se deslizará por mis dedos, esta misma tarde. Todavía me quedan cosas por hacer, antes de irme, no tengo muchas ganas, pienso en mi recompensa. Enterrar mis manos en esa arena, oliendo el mar, en el aire, en mi piel, en todo lo que mis ojos puedan alcanzar, retener, mientras las olas bailan, unas veces suaves, otras con furia, depende del ritmo que les marque el viento.
El viento, la tramontana, los pinares, los acantilados, la playa, las calles, que adoro. Como me gusta irme así, de pronto, sin más planes que la decisión tomada ayer, a mi Costa Brava, a la carretera, a oxigenar mi alma, y quién sabe, quizá consiga recuperar a la Elena que hay en mí, o a Leucosea, quien sabe, incluso en el mejor de los casos, a mi misma.

escrito a las 9:11 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
3.1.05

hasta la próxima

La Navidad se acaba, como cuando en una canción el volumen baja, cada vez más, hasta que solo se escucha un coro débil o el tam-tam de un tambor. No tengo clase estos días, así que para mí las vacaciones empiezan hoy, cuando todavía quedan luces colgadas en las calles, y serpentinas en el pomo de la puerta. Cuando las ausencias se reparten por todos los rincones de mi casa y los reencuentros vuelven a perder una fecha señalada en mi calendario.
Una voz inesperada en el contestador, un regalo que no imaginaba, los primeros abrazos del año, los buenos propósitos, siempre los buenos propósitos, renovando mi inocencia, siempre.
Mañana me voy al mar, eso es todo.

escrito a las 1:16 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments