GOTITAS POR LA VENA
una y otra vez, vuelvo a empezar...
29.11.04

ayer

Hace ya algunos años, decidí abrir una brecha en el tiempo, antes de, después de, y pretendía, una vez dividida la que se suponía iba a ser mi vida, en dos partes, mantenerme en ese esquema dañino en el que cualquier tiempo pasado siempre fue digno de olvidar.
Tampoco es que albergara expectativas mejores para el futuro, lo que ya hice estaba mal, lo que iba a hacer podría estar bien, pero no me iba a gustar tanto. Ni siquiera siendo adolescente fui tan absurda, estableciendo reglas, normas, impedimentos, quiero, no puedo, ahora no, mañana, la culpabilidad, la inseguridad, el miedo, marioneta de la insatisfacción eterna, de la ansiedad, del aburrimiento. Siempre condicionada a algún factor externo, que cambiara mi destino. Puedo verme, hace ya algunos años, veo todo eso, me veo como mancha de alquitrán en la carretera, como ojos que miran siempre del lado equivocado del cristal, pero también me veo como semilla, esperando, bajo tierra, ciega, ignorante, parásito que se empapa de la magia de otros, de la maldad de otros, de la experiencia ajena, con toda la estupidez y mezquindad necesarias, con las rodillas moradas de tropezar y las manos rotas atadas a la espalda. Semilla, que hoy sigue siendo semilla, pero que ya no necesita ocultar, ni se avergüenza, o al menos, no siempre. Semilla que no se mutila. Semilla con deseos de crecer, sin importar la raíz, el tallo o la hoja. Ilusionada. Aunque a veces lo consiga y otras la memoria me falle.

escrito a las 11:51 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
26.11.04

rayito de sol


El teléfono, ayer fue el teléfono, hoy también. Pero esta vez sonó para mí, yo fui la que descolgué, esta vez eran buenas noticias. Nada más, me pareció que este lugar, que en parte, es una parte de mí, se quedaba triste, y aunque solo me voy por tres días, no quería dejarlo así, no ahora, que yo no lo estoy. Subo y bajo, a una velocidad cada vez más vertiginosa y lo peor, o lo mejor de todo, no sé, es que ya no me da miedo. La vida me da una segunda oportunidad. Gracias.

escrito a las 2:14 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
25.11.04

Hoy me he levantado con el estómago encogido, odio empezar los escritos con la palabra hoy, y estómago encogido me parece una expresión mas que sobada, pero es que hoy, hoy me he levantado con el estómago encogido, y a estas alturas, me horroriza el colmo de mi estupidez, que hasta en momentos así se preocupa por las formas. Pero es que yo puedo pensar en otras cosas, sé que se me pasará en un rato, aunque luego vuelva, y después se marche otra vez. Me siento así porque tengo que llamarte, y ya te imagino llorando al otro lado del teléfono, no sabré que decir, tampoco importa, nada de lo que se me pueda ocurrir servirá para cambiar las cosas, para que te sientas mejor, nada. Y el tiempo no pasa, hasta el momento en que yo marque y tu descuelgues, el tiempo es una selva espesa, que no quiero atravesar. Puede que mi voz te reconforte ¿Cuánto tiempo hace que no te abrazo? No lo recuerdo, te escucharé, solo eso, hasta que llegue ese instante en que desearás colgar, y yo también, porque en el fondo, las dos sabemos, que nuestras vidas tomaron carriles distintos, que no estoy cerca hace tiempo, ni lo pretendo, que no compartiremos este trago amargo. Las dos sabemos, en el fondo, que en esta ocasión, para ti es la pena.





escrito a las 10:18 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
24.11.04

ne me quitte pas

Después de escapar, lo primero que hizo, fue olvidar que lo había conseguido. Libre, libre, a cada paso alguien le repetía ¡Eres libre! Siempre la misma frase, la encontraba escrita en las paredes, bajo sus pies, en las calles, en papeles doblados en el fondo de su bolso, que no recordaba haber visto antes.

La LIBERTAD, en sus manos, en mayúsculas, le parecía que era demasiado grande, o ella demasiado frágil para soportar su peso y caminaba con los hombros encorvados, suspirando, con los ojos siempre húmedos y dispuestos a llorar ¡como le brillaban! como brillaban sus ojos, en aquel tiempo se cruzó con gente que todavía, a estas alturas, no ha podido quitárselos de la cabeza.

escrito a las 3:43 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
22.11.04

momentos antes

Una de mis escenas de cine favoritas sucede en la película Amelie, cuando Nino sale del café y ella tras verlo marchar se deshace en una cascada acuosa, que estalla en un gran “chof” al rebotar contra el suelo. Me encanta porque miles de veces me he sentido así, me gusta poder reconocerme en las ideas de otro, imaginar el mundo como una telaraña repleta de conexiones secretas, puntos que se unen a otros y que brillan, como las estrellas al formar una constelación.
A veces me siento agua, otras siento mi piel cubierta de pinchos diminutos, finos, similares a esos pelos que tienen algunos cactus, y me hacen cosquillas en el mejor de los casos, o duelen cuando tienen que doler, porque el corazón que está dentro se vuelve oscuro, arrugado, pegajoso, una especie de dátil que bombea y a cada tic-tac me envenena lentamente la sangre.
Eso no ocurre cuando miro los tejados y me los bebo con los ojos, como si fueran horchata, y me lleno de cielos grises, ventanas, cristales, y en mis manos aparecen tatuadas notas musicales de todos los colores, entonces me dan ganas de salir volando, y vuelo, vuelo si me lo propongo.
Escalofríos, texturas, la voz de un cantante, un idioma, un sabor retenido en el paladar a conciencia, sensaciones, palabras, tacto, calor, una despedida.
Fuerte, fuerte, fuerte, me siento fuerte chapoteando en la charca de mi debilidad.

escrito a las 1:34 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
18.11.04

Algo chirría, un golpe, una pequeña sacudida, el corazón en la boca.

- ¿Qué ha sido eso?
- No sé, parece que se estropeó algo.
- Pique el botón de alarma señorita, así vendrán a buscarnos.
- Si, ya, no se oye nada, ¿oye algo usted?
- No, pique otra vez
- Nada, ¿Qué hacemos?
- Esperemos, la alarma se tiene que oír en algún sitio.

Silencio, miradas cruzadas, el sudor en la frente de él, a ella le brilla el escote, más silencio. Es la puta, es la puta, piensa, pero calla, mientras sigue sudando.

- Parece que escuché un ruido arriba
- Si, yo también, espero que no tarden mucho, tengo prisa
- Aquí hace mucho calor ¿no le parece? ¿ No pasa calor con tanta ropa?
- No

De nuevo silencio, la malicia, silencio espeso, el momento se estira, se alarga, interminable momento.

- Por favor señorita, ¿puede parar de mirarme así?
- Si, claro, disculpe... (agacha la cabeza, se inquieta, juega con su tacón de aguja) ¡¡Pero, por Dios, padre Cristóbal, no puedo creer que ya no me reconozca!!


Ejercicio 7 de hipertextos

escrito a las 11:59 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
17.11.04

Psst, psst...

¡¿ Se puede saber qué quiere a estas horas?!

Disculpe, es que ayer me quedó una duda, ¿ A qué se refiere exactamente con eso de hacer algo de provecho?

No tiene usted remedio parece, a hacer algo útil Srta. Morales ¡Algo útil!

Ya, entiendo ¿Pero útil para quién?
...

escrito a las 9:08 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
16.11.04

Voy a beberme una Coca-cola y descansar un ratito.

¿Descansar? ¿Descansar de qué? ¿A qué se refiere con descansar exactamente?

No sé, a despejar la mente, a no pensar, a perderme en la letra de una canción, a mirar el rayo de sol que entra por la ventana, a sentirme el rayo de sol que entra por la ventana.

Pero para descansar, uno tiene que cansarse primero ¿no cree? ¿Se puede saber que ha hecho hoy? ¿Cree, realmente que tiene motivos, que merece, este descanso?

Verá usted, hoy desayuné, salí a pasear con mi perra, descubrí tres calles nuevas, y escribí un hipertexto.

¡Que descarada! ¡Me refiero a si hizo algo de provecho!

Bueno, me comí tres frutas de aragón, estuve leyendo un rato y...

¡Creo que ya escuché bastante!

¡Espere! ¡Espere! Y puse una lavadora ¡puse una lavadora! ahora voy a tenderla.

Se libró por muy poco esta vez, Srta. Morales, por muy poco

Uf...


escrito a las 1:04 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
15.11.04

mi mente, mi jaula

Atrapada, prisionera, cautiva, espejos rotos, distorsiones, siempre igual, siempre lo mismo, ausencias y repeticiones, no había más, no hay más, nunca lo hubo, aunque en ocasiones lo parecía, parecía otra cosa, espejismos, de nuevo, distorsiones, repeticiones ¿cuántas veces tendrá que girar la rueda para que te des cuenta? ¿ cuántas veces serás capaz de olvidar al dar la vuelta? Infinitas, infinitas, con toda la inquietud que siempre te produce el infinito, con todas las dudas y sus consecuencias.

escrito a las 4:58 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
10.11.04

materia

El cuerpo quiere ser mujer. La mujer, agua. El cuerpo sueña ser imagen, pintura, icono, deseo. La mujer anhela ser carne, perfume, abrazo, melodía y volar, siempre volar muy lejos, lejos del cuerpo prisión, cuerpo traicionero, que quiere ser hoy azul, mañana rojo, pasado nada, pasado muerto. La mujer intenta entender que el cuerpo, su cuerpo ¿suyo? Puede ser fábrica, verdugo, alimento, puede ser un refugio, un poema, una meta, un grito, aunque le gustaría que se limitara a ser, solo ser, un cuerpo, ser saliva, ser sangre, ser sudor, ser flujo, ser la masa cubierta de piel, la piel desnuda, el placer, ¿de dónde nace el placer? ¿De la mujer? ¿Del cuerpo?, La mujer piensa que el placer nace en los ojos de otro, el cuerpo no piensa, le entristece, el cuerpo se da, el cuerpo se entrega, y la mujer lo recibe, a veces alegre, otras muy confusa, asustada, perdida, sobretodo cuando se para frente un espejo y no logra reconocerlo, ni tampoco reconocerse.

escrito a las 6:06 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
8.11.04

Escribí sobre un pintor, un pintor vampirizado, pero fueron demasiado crueles mis palabras, no me gustaron, prefiero mostrar solo su imagen, la descripción murió envenenada.

vampiro romano

escrito a las 6:54 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
7.11.04

En un post de Zaragoza en blanco encontré este comentario y me pareció simplemente maravilloso.

A veces me fascina esto de internet. Navegando por la web de ashoka (red de emprendedores sociales) llegué hasta un bonito proyecto, nabuur.com, en el que voluntarios on-line ayudaban a comunidades locales. Uno de esos voluntarios era Susana que a pesar de vivir en Holanda, tiene en su web un apartado titulado Zaragoza en blanco, desde donde Teresa habla, entre otras cosas, de Fuendetodos. Y yo que soy de Zaragoza, que trabajé en un proyecto de desarrollo de Fuendetodos hace 10 años y que amo el trayecto que hay desde Zaragoza a Fuendetodos, tan acertadamente descrito por Teresa, no puedo dejar de pensar que siempre que navego, empiezo utilizando la cabeza y acabo usando el corazón. Besos.
nacho 11.05.04 - 5:14 pm #


escrito a las 2:57 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
4.11.04

venezia

Despierto con la noticia de Venecia inundada, algo que ocurre habitualmente todos los inviernos, ¿Todavía estamos en otoño? Me pregunto, creo que si, no estoy segura. Hoy me despierto con una Venecia que se hunde un poco más cada día, la misma que cruje de humedad y podredumbre en sus cimientos, mientras se muestra bella, terriblemente bella, efímera, como un barco a la deriva después de chocar con una roca. Hoy, me despierto con Venecia en aguas, hoy precisamente (causalidades de la vida dirían algunos) que desayuno pomelo rojo (a falta de naranjas rojas) y panettone, para alimentar la melancolía, y digo yo ¿Por qué cojones tengo que ser tan nostálgica? ¿No estaría mejor siendo paranoica o algo parecido?

venezia

escrito a las 9:55 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
3.11.04

Esta vez se ha pasado ¡son las tres de la mañana! No, no pienso abrir la puerta, ¡me da igual que llueva! No va a encogerse, no? Encima no encuentro las putas velas, ¡mierda! Acabo de darme un golpe con la punta de la mesa, bueno, ahora ya sabe seguro que estoy en casa. Vamos, olvídalo, siempre te pones de su parte, se fue la luz, yo también me estoy congelando aquí dentro. ¡Te digo que no! Ni que lo estén degollando le abro la puerta. Olvidémoslo, hablemos de otra cosa, no soy cínica ¡ya sé que está enfermo joder! Si quieres le paso una nota por debajo de la puerta para que vaya a tu casa, si, si tanta pena te da, ya no soy su mujer, no me deja, ¿entiendes? No me deja, Él, su enfermedad, ¿Qué más da? No puedo soportarlo más, mañana llamo a la asistenta social para que recoja sus cosas, una oportunidad recuerdas, una más me pidió ¿Cuántas llevo desde entonces? Está gritando, ¡Dios mío! ¿Qué fue ese golpe? Tengo que colgar...

Ejercicio 6 de hipertextos

escrito a las 8:48 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
2.11.04

Despertó con un leve dolor en el pecho, como lo llamaba ella, “el presentimiento”, cuando lo sentía caminaba con los hombros curvados hacía adelante, como queriendo proteger esa punzada de calor que había nacido durante la noche. –Algo va a pasar, decía mientras preparaba el desayuno, tan cabizbaja que apenas podía oírla. Yo solo sonreía, cuando se ponía así eran inútiles las explicaciones, en realidad siempre pasan cosas, eso es lo que yo pensaba, cosas excepcionales, a ella, a mí, al vecino, a uno que vende collares en un país remoto, sus predicciones eran tan abstractas, abarcando un mundo entero, que era difícil encontrar una relación entre sus sensaciones y los hechos. –Me duele, murmuraba, mientras tomaba los cereales de forma automática. En cada cucharada una nueva lágrima, que no se molestaba en limpiar. Al acabar se acostó en la cama, de lado, mirando a la pared con sus ojos acuosos, le acaricié el pelo y sentí bajo mi mano la electricidad de un escalofrío, sabía que era mejor no hablar, pero no pude evitarlo, -¿Quieres que llame a un médico? Se encogió hasta tocar la frente con las rodillas, - Solo quiero morir, contestó, y sus palabras se clavaron bajo mi garganta, causándome un dolor leve, un amargo presentimiento. Me sobrecogió la idea de que iba a ocurrir algo terrible.

escrito a las 10:36 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments