GOTITAS POR LA VENA
una y otra vez, vuelvo a empezar...
12.8.03

Cuando abrió los ojos el sueño todavía estaba allí, sentado al lado de la cama, desayunaron juntos y luego la cogió de la mano y la invitó a seguir el recorrido de sus propias lágrimas, un camino torcido, confuso, cercado por el miedo, repleto de las flores negras de la soledad, con adoquines huecos como lo fue su propia alma.
Llegaron hasta el final y pudo ver la última gota morir en sus labios formando una sonrisa.

escrito a las 10:33 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments