GOTITAS POR LA VENA
una y otra vez, vuelvo a empezar...
31.8.03

VUELO


escrito a las 12:01 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
28.8.03

Sonríe mi niña, no tengas miedo
traje siete estrellas para tu pelo
espuma del mar, cerezas doradas
diademas cosidas por ninfas aladas.
Sonríe mi niña, no pases pena
traje las enaguas de una bruja buena
pendientes de conchas y un camisón
cosido con hilos de rayos de sol.
Sonríe mi niña, no llores más
traje caramelos rellenos de gas
amapolas dulces, pompas de veneno
para que descanses, por siempre en un sueño

escrito a las 10:47 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
26.8.03

Y GANÓ LA NOCHE...



escrito a las 12:29 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
24.8.03

Dedicado a Daniel. Intento de ficción lógicamente ajeno a la moralidad.


Ella siempre me miraba con admiración, era casi una niña, dulce, risueña, ajena a los deseos que podía provocar su pequeño cuerpo que recién despertaba. Y yo veinte años mayor, la deseaba, y me sentía un miserable por ello, pero no podía evitarlo. Salimos a pasear a las afueras del pueblo, a la entrada del bosque me atreví a cogerle la mano, estaba cubierta de un suave sudor frío, sus labios temblaban un poco y sus mejillas enrojecieron cuando me miró a los ojos. Aparté la mirada y seguí hablando para entretener mi mente, era imposible, cada vez estaba más excitado y no podía entender como podía ser tan horrible. La quería, era preciosa, un ángel, intentaba evitarlo pero esas imágenes estallaban en mi cabeza sin parar, me veía arrancándole la ropa, penetrándola por todas partes, manchándola…nos sentamos bajo un árbol y ella se empeñó en besarme, con la boca y los ojos cerrados, estaba tan contenta, pero mi pensamiento seguía infectado de aberraciones y en uno de esos destellos la vi desnuda, amoratada y llorando. No pude soportarlo, me invadió un dolor inmenso, cegador, rabioso, esa piedra ya estaba en mi mano y no podía parar de golpearla, en la cabeza, en la cara, en los ojos, cada vez más fuerte, más fuerte que mi deseo, más fuerte que mis demonios, hasta borrar su mirada, su sonrisa, convertir sus facciones en un charco de sangre. Abracé su cuerpo ya muerto, por fin me sentí limpio, la acuné como un padre… fue mejor así, nunca quise hacerle daño…

escrito a las 1:08 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
20.8.03

Ayer man decía que no hay mujer que después de mirar la luna no sea una diosa, si puedo elegir, desearía ser la diosa blanca eternamente.

escrito a las 11:30 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
19.8.03

L'ESTARTIT



El reencuentro con tus calles fue un derroche de felicidad, habían pasado dos años y todavía no podía pronunciar tu nombre sin hacer y hacerme daño, solo tenía un día y una noche para sentirte, para recordar, para gravar en mi memoria cada rincón que empezaba a desvanecerse, para escurrir la arena de tu playa entre mis dedos, para enquistar mis pulmones de tu olor a verano, para sentirme culpable hasta la médula, para sellar un pacto eterno con tus acantilados, para atrapar la luna que se adormece en tu orilla, para llorar sin consuelo al volver a ver tus islas… y el tiempo fue caprichoso, las horas pasaron volando, me fui con las mismas ganas de volver que al principio, con deseos confirmados, que son los peores.
Pasaron solo doce meses hasta la siguiente visita, esta vez más fría, más indiferente, más entera, convencida de que ya no te necesitaba, te miré como si fueras un cuadro que me transportaba vagamente al pasado, ya no estabas prohibido, y el amor sin obstáculos no me motivó lo suficiente, bastó una foto y un día de sol como reliquia. Mientras esperaba el autobús, unas quinceañeras con la piel tirante y rebosando mar por los ojos, tarareaban “killing me softly” acompañadas por un radiocasette tronado y te abandone con la sensación amarga de haber pasado el relevo, ahora les tocaba soñar a ellas.
No hace tanto que mis amigos propusieron pasar unos días en tus entrañas, ha sido la última vez, ha sido un error, verte con los ojos abiertos, los velos caídos, contemplar tu sordidez, reconocer que mis recuerdos estaban equivocados, asumir que era mi amor lo que te hacía bello, confirmar que no queda nada que sea eterno y que a pesar de todo te voy a querer siempre…

escrito a las 1:11 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
17.8.03

RICORDATI DI ME



Sueños rotos, sueños imposibles, sueños perdidos, sueños equivocados, sueños recuperados, sueños eternos, sueños olvidados, sueños inconfesables, sueños oscuros, sueños inocentes, sueños que te incitan a seguir soñando...

escrito a las 7:57 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments

La noche no acaba, un redoble de tambor estrepitoso se escucha cada vez más cerca, todos los objetos se han pintado de gris mientras dormía excepto las cortinas blancas que bailan ante mi desconcertadas, cristales empañados, descargas eléctricas iluminan las sombras por un instante, aire denso, furia contenida… y la tormenta estalla por fin.

escrito a las 12:13 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
15.8.03

Por más que lo intento no puedo quitarme de la cabeza que hoy es ferragosto, y yo estoy tan lejos...

escrito a las 1:20 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
14.8.03

Todo empezó con esta frase “¿Y si con lo que sobró de la coca compramos una botella de Baileys?” Si bien es cierto que ya hacía tiempo que algunas merendábamos cañas de cerveza en lugar de chocolate, que nos habíamos planteado en muchas ocasiones beber para soportar las largas tardes perdidas atendiendo un teléfono insaciable y que cualquier excusa era buena para brindar con una botella de cava ( o dos), aquello fue el pistoletazo de salida. Cuando empezó no era tan grave, es necesario aclarar que la víspera de San Juan compramos una coca de piñones y por alguna broma del destino por primera vez no se gastó todo el dinero, allí apareció la tentación, una botella de Baileys bien fría, unos cubitos de hielo, la agradable sensación de calor en la garganta, ponernos de acuerdo por primera vez en bajar el aire acondicionado a 19º… todas unidas, todas amigas, todas riendo en una especie de fiebre leve que milagrosamente conseguía acelerar el tiempo y que las personas que llamaban no parecieran tan desagradables.
Para hacer la situación más propicia, si cabe, los jefes se fueron de vacaciones y decidimos adornar el apartamento con farolillos de papel, serpentinas de colores, nos especializamos en todo tipo de combinados, mojitos, margaritas, cahipiriñas, black russian, pisco souer, (que conste que aprendimos a prepararlos y beberlos pero no a escribir sus nombres) jugábamos con las pelotas de playa que nos regalaron comprando Cruzcampo, cuando teníamos que pedir un médico o una ambulancia en lugar de angustiarnos por la tardanza conectábamos el altavoz y nos poníamos a bailar y cantar con los hilos musicales de espera, ya no le colgábamos el teléfono a los pervertidos que llaman por la línea gratuita al contrario en aquel estado de sana curiosidad nos interesábamos por sus vidas y como estando borracho todo el mundo es bueno se creó un lazo amistoso con esas voces jadeantes que al final resultaron ser más personas que los clientes reales. Durante quince días fuimos felices, no sospechamos, en nuestra inconsciencia que muchas llamadas urgentes se habían perdido, que para algunos no era gracioso que contestáramos “puti club Manoli buenos tardes” en lugar del respetuoso nombre de la mutua, las cartas de reclamación se acumulaban en el despacho del director y el ordenador se llenaba de puntos negros que delataban nuestros fallos, para rematar todas las llamadas quedaban registradas y la entidad perdió en quince días más clientes que en quince años. Entonces volvieron, fue el fin de nuestra alegría, no podían permitirse echarnos a todas, así que todavía quedamos algunas, aguantando otra vez, con la diferencia de que ahora tenemos que beber a escondidas simplemente para seguir viviendo y ya no nos reímos.
La única pena es que nunca fuimos tan valientes como las heroínas de las películas o no estuvimos lo suficiente borrachas para cumplir la promesa de eternizar ese jolgorio y el último día hacer explotar el edificio con nosotras dentro.

escrito a las 12:48 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
12.8.03

Cuando abrió los ojos el sueño todavía estaba allí, sentado al lado de la cama, desayunaron juntos y luego la cogió de la mano y la invitó a seguir el recorrido de sus propias lágrimas, un camino torcido, confuso, cercado por el miedo, repleto de las flores negras de la soledad, con adoquines huecos como lo fue su propia alma.
Llegaron hasta el final y pudo ver la última gota morir en sus labios formando una sonrisa.

escrito a las 10:33 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
11.8.03

Esto es solo un intento desesperado de hacer desaparecer la dichosa cruz roja, ya vendrán posts mejores...vuelvo a tomar te, así que todo es posible.

escrito a las 10:42 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
1.8.03

Había una niña está noche que derrochaba felicidad, un gigante entró tocando el acordeón y ella se puso a dar palmas ilusionada, su madre le dio una moneda, su padre dos, esperaba impaciente el momento de poder entregárselas al músico, saltaba de alegría, cantaba, reía sin parar. Durante un instante me miró a los ojos y pude ver como era su mundo, las notas de esa melodía se convertían en burbujas plateadas, el techo estaba plagado de globos de colores, el suelo era de algodón de azúcar y ella se desprendía de su traje de mujer con el mismo alivio que da poder quitarse unos zapatos demasiado pequeños. Las monedas se volvieron polvo de oro, tan fino como el placer que le daba imaginar contento a aquel hombre.

escrito a las 1:11 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments