GOTITAS POR LA VENA
una y otra vez, vuelvo a empezar...
30.6.03



Después de ver PONIENTE, solo se puede sentir rabia, impontencia, vergüenza. Los españolitos somos estupendos, que digo ¡todo occidente es una maravilla! Nos merecemos una buena patada en el culo, pero con puntera de hierro, por favor.

escrito a las 1:16 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
29.6.03

He descubierto que las fotos de los archivos más antiguos ya no están. En su lugar hay una cruz, roja, impersonal y fría. Desconozco el motivo, aunque lo que realmente me gustaría presenciar es el instante exacto en que desaparecen. Saber si lo hacen de repente o las imágenes se van fundiendo en una especie de revelado al revés.
Quedan las frases que las acompañaron. Están tan solas que tengo la tentación de borrarlas, pero ¿quién soy yo para hacerlo?. Que reclamen a las fotos que las abandonaron.


escrito a las 1:40 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
28.6.03

LOS TRAPOS AL SOL





escrito a las 1:52 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments

Cuando apago la luz puedo ver sus ojos tras el hueco de la ventana, luminosos y expectantes, esperan impacientes a que me duerma para poder repetir la escena de cada noche. Porque cuando me vence el sueño, el ser del que conozco solo la mirada me toma de la mano y me transporta a todos los lugares a los que no quiero ir, me acerca a todas las personas a las que no quiero ver, para abandonarme despiadadamente en el rincón que mas anhelo, instantes antes de despertar.
Debería dormir con la ventana cerrada. Pero hace demasiado calor

escrito a las 12:59 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
27.6.03

Amanezco por fin. La luz baña despacio el cielo, la montaña, los charcos y el verde lo inunda todo.
No más decorados con puestas de sol pintadas, ni postales desteñidas.
Solo la neblina de mi alma puede acompañarme.

escrito a las 12:08 p. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments

Los cambios en el template son solo un pequeño reflejo de mi metamorfosis. Vuelvo a este lugar, sin saber si es para muchos o pocos días. Sin contador y sin acceso a puntuar, no quiero más números que los del día o la hora.
Estoy dispuesta a disfrutar de las palabras y a no convertir esta blog en un apego más en mi vida.
Gracias a todos por estar.

escrito a las 12:29 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
16.6.03

Me gustaría escribir algo alegre, empiezo a estar un poco cansada de mi propia voz, de mis propios escritos. Así que me permito una pausa hasta que pueda hacerlo…Hasta pronto.

escrito a las 9:56 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
13.6.03

Si pudiera elegir, hoy me gustaría soñar algo tan dulce, que consiguiera llenarme de paz para siempre… pero claro, los sueños no se pueden programar.

escrito a las 2:29 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
11.6.03

BUSCO



escrito a las 1:51 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
6.6.03

He empezado a oír un voz, que me susurra, cobarde…todavía no se si está dentro o fuera de mi cabeza, pero me produce escalofríos, me entristece y justo cuando está a punto de nacer una lágrima me dice, cobarde…y si empiezo a creer que todo está bien, que solo necesito acostumbrarme, que me basta con convertir mis sueños en aficiones, me grita, ¡cobarde!... si suplico que calle, intento vencer el miedo o esconderme detrás de estas letras, me ladra…¡COBARDE!

escrito a las 1:31 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
5.6.03

MI TORTURA




escrito a las 12:35 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments
2.6.03

Quitarme ese abrigo negro y pesado, tejido con el llanto de un niño fue el primer paso hacía mi libertad. Pero no bastaba, tuve que deshacerme también de los zapatos. Caminando descalza comprendí la importancia de sentirme desnuda, me arranqué los pendientes, la ropa, las decepciones... Mi piel se quemó con el sol y cayó a tiras antes de que pudiera echarla de menos.
Ahora solo me cubre una masa de músculos, roja, viscosa, de la misma textura que el corazón. No duele, ni pesa. Solo tiene un inconveniente, todo se queda pegado y cuando llego a casa por la noche, con mucho cuidado, tengo que desprenderme de los ojos tristes de la mujer del metro, del amanecer en la playa, del olor de la calle cuando está a punto de llover, de la ternura que se escondió en un abrazo, de la cría de pájaro que cayó de un árbol, de la sonrisa sin dientes de algún condenado y de todas las estrellas que pude contar desde mi ventana.

escrito a las 1:08 a. m. por Teresa

Publicar un comentario

0 comments